martes, 27 de noviembre de 2012

Tiramisú



La comida está ligada a la historia de la mafia porque se utilizaban los almuerzos o las cenas para llegar a acuerdos, para romperlos o para asesinar a los comensales como consecuencia de los acuerdos incumplidos. El hecho de que la mafia original y la más determinante en Estados Unidos sea la italiana condiciona un recetario mafioso italiano, preferentemente siciliano. Jacques Kermoal y Martine Bartolomei escribieron La mafia se sienta a la mesa, en la que establecían una historia de la mafia relacionada con comidas decisorías, desde el banquete de Garibaldi en Messina en 1860 hasta la comida que la Mamma Brazutti preparó a sus hijos, reputados asesinos mafiosos, en 1972. El menú ofrecido a Garibaldi en Messina tras la liberación de la ciudad en 1860 estaba compuesto por jamón ahumado a la Conca D'Oro, pez espada, bacalao a la manera de Messina, capones rellenos de trufas estofadas, pernil de corzo adobado al aguardiente de ciruelas de Agrigento, cordero lechal asado al aceite de oliva virgen de Caltanisetta, coliflores, alcachofas y apios escalfados, quesos de cabra, cremas, helados, tartas pignolata y manzanas asadas. El de Mamma Brazutti, más de cien años después, era más comedido: lasaña cacate de Modica, sardinas rellenas a la siciliana, papafigos a la cazuela, farsumagru (buey relleno), sorbete de melocotón y cassata sultanina, regalo todo con Aurora blanco fresco y Marsala all'uovo en los postres.
Vamos hoy con un postre moderno (años 50), no tradicional que tiene su origen en la regíón de Véneto cuya capital es VeneciaLa expresión "te tira su", en lengua véneta (y en la lengua italiana "ti tira su"), podría ser el equivalente en español del "tentempié", pero no tanto a la manera de un aperitivo, pues el tiramisú como dulce es mucho más fortalecedor y de inmediato efecto gracias a la cantidad de glúcidos que incorpora. 

Lo que les hubiese faltado a los antiguos mafiosi....

Grado de dificultad : Contenerse ante el inevitable atracón

No es propaganda

Ingredientes
- 500 gr. de Queso Mascarpone ( no escatimar en calidad)
- 120 gr. de azúcar glass
- 6 huevos de corral
- 1 Taza pequeña de café expreso bien cargado
- 1 Taza de vino dulce (Marsala, Oporto o Jerez)
- 16 bizcochos de soletilla
- Cacao amargo en polvo
- Virutas de Chocolate



Manos a la obra:
1 - Poner a Enrico Pieranunzi jazzeando la música de Fellini.
2 - Separar las claras de las yemas.

Operación de batido

3 - Batir en un bol las yemas con la mitad del azúcar hasta que doble su volumen.


Secuencia de la mezcla
4 - Añadir y mezclar suavemente el queso Mascarpone.
5 - Montar las claras a punto de nieve con el resto del azúcar.
6 - Mezclar con movimientos envolventes las claras, las yemas y el queso, y reservar.
7 - Mezclar el café y el vino dulce en un recipiente.

Montaje de las capas
8 - Remojar los bizcochos en esta mezcla y colocar la mitad en la base de una fuente.

Aspecto tras añadir la capa de cacao en polvo
9 - Colocar una capa de la crema y esparcir por encima cacao en polvo y las virutas de chocolate negro.
10 - Yo personalmente, variando la receta original, hago una sola capa, de manera que quede más ligera, y si pretendo que el tiramisú sea más grueso, superpongo dos cortes y en paz (véase fotografía).
11 - Guardar en la nevera de dos a tres horas, servir y a ........triunfaaaar.

4 comentarios:

marian dijo...

Este es un postre DD, delicado y delicioso, impropio de la mafia:)
Bueno, que también les gusta la ópera.
Tal una "Mamma", tú.
Además, no parece muy difícil; el único peligro...que se puede comer de una sentada.

Gatopardo dijo...

Está chupao, empleando un buen Mascarpone y huevos de calidad, el éxito está asegurado.

Fany Fernandez dijo...

muy rico, yo he probado esta receta de tiramisú que es con bizcochos de soletilla y muy rápida. Otro día pruebo esta.

Gatopardo dijo...

Bienvenida al blog, Fany. Probaré la receta que me has propuesto, no te quepa duda.